Cruceros

Coronavirus: el dilema de los cruceros

Coronavirus: el dilema de los cruceros


Por AGUSTÍN BARLETTI //

El gobierno de Estados Unidos les pide que abandonen las banderas de conveniencia y radiquen sus empresas en el país si pretenden acceder al plan de ayuda federal. Se ponen en tela de juicio las llamadas banderas de conveniencia.
Puso el dedo en la llaga el presidente Donald Trump cuando dijo que “le gusta la idea de que las principales compañías de cruceros cambien sus registros corporativos a los Estados Unidos como un posible requisito para calificar a la ayuda bajo la ley de estimulo federal”, y que “es muy difícil apoyar a una compañía cuando tienen su sede en otro país”.
El jefe de estado norteamericano se alineó con la postura del senador Josh Hawley que pidió a las líneas de crucero que se inscriban como empresas estadounidenses si pretenden acceder a la ayuda.
“Vuelve a América. Y paga tus impuestos ¿Qué tal eso?" tuiteó el legislador republicano de Missouri.
Carnaval está incorporado en Panamá́, Royal Caribbean Cruises en Liberia y Norwegian Cruise Line en Bermuda y, por lo tanto, no podrían ser elegibles para recibir parte del abultado plan de estímulos económicos de u$s 500.000 millones aprobado por el Congreso y la Casa Blanca.El detalle no es menor. Estas tres operadoras de cruceros han perdido en menos de dos meses más de la mitad de su valor de mercado. Su salvataje, a través de fondos federales norteamericanos, se presenta como vital para su subsistencia.
“Los barcos de bandera extranjera que deambulan por las aguas territoriales estadounidenses, y que precisan realizar evacuaciones medicas a tierra deberían buscar apoyo en el estado en el que están registrados antes de recurrir a las limitadas facilidades medicas de los Estados Unidos”, señaló́ el almirante Eric Jones, responsable del Servicio Nacional de Guardacostas en la región de Florida, Georgia, Carolina del Sur y Puerto Rico.
Lo que en realidad se pone en tela de juicio son las llamadas banderas de conveniencia, tan comunes en el negocio naviero.
Bahamas es uno de los domicilios fiscales favoritos de las líneas de cruceros, en especial las que pasan por las costas del sur de Florida. Otras empresas están registradas en Panamá, un país que la Unión Europea incluyó en su lista negra de paraísos fiscales en febrero.
Los pabellones de conveniencia son beneficiosos para los intereses económicos de las navieras, pero muchas veces suponen condiciones de precariedad laboral para las tripulaciones y, además, los buques pueden eludir las normativas vigentes en los países que visitan.
El ahorro en salarios es una de las principales ventajas. Una cosa es tomar tripulación europea donde cada tripulante cuesta unos 3.000 euros mensuales, incluyendo seguridad social, vacaciones y demás derechos, y otra es contratar tunecinos o asiáticos, que no pagan seguridad social ni jubilación. Este ahorro es de magnitud en un crucero que precisa muchísimo personal. Un ejemplo: El “Harmony of the Seas” de Royal Caribbean lleva 2.100 tripulantes a bordo.
Aunque todos los barcos del mundo deben cumplir determinados tratados internacionales de ámbito global, las autoridades encargadas de hacerlos cumplir son, precisamente, las de los países bajo cuyo pabellón navegan los que, en muchos casos, carecen de la infraestructura y los medios necesarios para ello.
En Argentina, menos del 1% de los barcos que realizan el transporte internacional de mercaderías poseen bandera argentina. En el cabotaje regional por la hidrovía la bandera celeste y blanca no llega al 5%. Muchos armadores son argentinos, pero navegan con pabellón de conveniencia. El 90% de las barcazas circula bajo bandera de Paraguay, un país que ofrece claras ventajas en relación a la pesada carga fiscal argentina.

Julio González Insfran, Secretario General Centro de Patrones

“Estoy totalmente de acuerdo con la postura del presidente Donald Trump sobre este caso. Los que quieran ayuda deberían pedirla a la bandera de conveniencia donde se matricularon. De esta manera queda demostrado que Estados Unidos no está́ a favor de las banderas de conveniencia, como siempre se dice, sino que ese es un negocio de algunas navieras. En nuestro país hace rato que venimos sosteniendo la necesidad de una flota nacional, y de la bandera argentina en nuestros barcos. Es una cuestión de soberanía y también económica. Ahora, ante la crisis queda en evidencia que debemos defender lo nuestro”, dijo a Transport & Cargo Julio González Insfrán, secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo.
Fuente: Transport & Cargo, El Cronista
 



Enviar la Noticia a un Amigo

Recomendar a un Amigo




Newsletter