Transporte Marítimo

La ruta es el objetivo

La ruta es el objetivo

 Por Ariel Armero //

La Capitana Beate Stelzer inició su carrera en la navegación marítima en el año 2004 en la empresa Hamburg Sud. En 2018, con la adquisición de Hamburg Sud por parte de Maerks ocupó su actual puesto de Capitana de buque portacontenedores. En el Día internacional de la Marina Mercante, la entrevistamos para conocer sobre su experiencia en esta posición, mayoritariamente ocupada por hombres.
Beate Stelzer, alemana, encaró esta nueva tarea proponiéndose el desafío de relacionarse con gente de diferentes nacionalidades. Tiene una frase de cabecera: La ruta es el objetivo.
A continuación el diálogo que Globalports mantuvo con ella:

¿Qué la llevó a tomar la decisión de trabajar en la Marina Mercante?
Antes de iniciar este camino, trabajé en una unidad de cuidados intensivos y anestesia durante muchos años. Y siempre supe que quería encarar un trabajo completamente diferente en mi vida, por eso elegí hacer mi segunda carrera en la navegación, y puntualmente en la marina mercante. Además, esta profesión te da la oportunidad de convertirte en capitán más rápido que por ejemplo en un crucero, dado que esta rama de negocio comenzó más tarde.

¿Cuál es su trabajo diario al mando del buque?
Mi trabajo diario principalmente es administrativo. Y por supuesto estoy a cargo del acercamiento y navegación en los puertos, del vínculo con las autoridades portuarias, con los visitantes, los técnicos de servicio y la tripulación. En pocas palabras, mi rol es mantener el buque como una pequeña empresa en funcionamiento.

Usted trabaja con un equipo principalmente masculino, ¿Cómo es tenerlos como subordinados? ¿Siente que ha habido cambios en el comportamiento con las mujeres, hay más respeto?
Definitivamente tener una mujer capitana genera respeto y orgullo por parte del equipo. ¡Me atrevo a decir que a veces me ven como a una madre! Y en ese sentido, observo algunos cambios en el comportamiento de los hombres respecto a la confiabilidad que generamos en nuestro trabajo.

Por último, ¿qué les diría a las mujeres para que se atrevan a enfrentar esta profesión?
¡Háganlo y cuanto más mejor! Pero deben que ser fuertes. ¡No tengan miedo si les toca enfrentar tormenta! Y tengan en cuenta que seguirán siendo una “especie rara”.

.





Enviar la Noticia a un Amigo

Recomendar a un Amigo




Newsletter