Transporte Marítimo

Sanciones contra Irán y Rusia no interrumpirán la recuperación del mercado de contenedores

Sanciones contra Irán y Rusia no interrumpirán la recuperación del mercado de contenedores
Sin embargo, suprimirán el crecimiento potencial del sector.
La decisión unilateral del presidente estadounidense Donald Trump de sacar a EE. UU. del acuerdo nuclear con Irán (Plan de Acción Integral conjunto que fue firmado por Irán, China, la Unión Europea, Francia, Alemania, Rusia y el Reino Unido en julio 2015), tiene al resto del mundo buscando un Plan B.
De acuerdo a reporte Drewry que tuvo acceso MundoMaritimo, si las negociaciones no logran resolver el problema, todos los países que no pertenecen a los EE. UU. Se enfrentarán con un espinoso dilema: ¿Cómo continuar el comercio con Irán sin caer bajo las sanciones de EE. UU.? Y es que, definitivamente, la amenaza de las llamadas "sanciones secundarias", por las cuales EE. UU. castiga a las empresas de terceros países por hacer negocios con Irán, inevitablemente provocará la aceptación de las demandas estadounidenses. De hecho, según los informes, MSC, ya no está otorgando servicios a Irán.
Esto no será un problema para las compañías estadounidenses, ya que EE. UU. apenas comercia con Irán. Al desglosar los socios comerciales de Irán en esta década, la participación de EE. UU. en el comercio bidireccional resulta prácticamente imperceptible al registrar solo un 0,4% el año pasado.
La UE, por otro lado, se ha estado familiarizando rápidamente con Irán desde el fin de las sanciones en 2016 y logró reconstruir su participación comercial hasta alcanzar un 25% el año pasado, cuando para 2011, previo a las sanciones, había alcanzado cerca del 45%.
Cuando se impusieron sanciones económicas a Irán a comienzos de 2012, el impacto en el comercio de contenedores fue instantáneo. El rendimiento portuario iraní disminuyó en un 18% ese año y para 2015 el manejo contenerizado se redujo en un 36% desde 2011.
El caso ruso
Rusia experimentó una depresión similar cuando en septiembre de 2014 Occidente impuso sanciones financieras tras la anexión de Crimea y la guerra en Ucrania. La producción portuaria rusa se desplomó un 26% en 2015, aunque la recesión fue más breve de lo que fue para Irán, ya que Rusia se adaptó mejor a sus restricciones menos imponentes (un repunte en los precios del petróleo también ayudó). Eso, al observar el manejo de contenedores de 2016.
En abril de 2018, debido a la percepción de "actividades malignas", EE. UU. propuso extender las sanciones a Rusia prohibiendo hacer negocios con una serie de individuos y grandes empresas de ese país, mientras que la UE aplicó igual medida. Las nuevas sanciones a Rusia ponen en relieve sus crecientes tensiones con Occidente y señalan que el cese de tales medidas es, en el mejor de los casos, una posibilidad distante.
Maersk Line y MSC anunciaron rápidamente que no aceptarían reservas ni pagos de ninguna persona o compañía designada en la lista de sanciones del Tesoro de EE. UU.
Ahora bien, desde Drewry se preguntan ¿Qué tan grande será el impacto en la demanda mundial de contenedores si empeoran las condiciones comerciales para Irán y Rusia?
De acuerdo con la propia consultora, el impacto es sorprendentemente pequeño, considerando el tamaño e importancia de ambos países en el escenario mundial. La recuperación en Irán y Rusia solo proporcionaron un beneficio marginal al crecimiento general de la demanda de contenedores el año pasado. De hecho, Drewry estima la capacidad portuaria Iraní aumentó en aproximadamente 580.000 TEUs en 2017, mientras que Rusia mejoró en poco más de 630.000 TEUs.
Ambas sumas son considerables en forma aislada, pero combinadas solo significan alrededor del 3% del total de 44 millones de TEUs movilizados en 2017. Si cualquiera de los dos países hubiera contado milagrosamente exactamente la misma cifra de movimiento portuario que en 2016, la tasa de crecimiento mundial en 2017 solo habría marcado 0,2 puntos porcentuales de la tasa anual actual de 6,3% publicada en el más reciente Container Forecaster.
Consecuencias
El riesgo que implican las nuevas sanciones, por tanto, más que interrumpir las ganancias ya obtenidas en el mercado de contenedores, se asocia más a la anulación del potencial de crecimiento futuro.
Ni Irán ni Rusia han vuelto a sus máximos de movilización de contenedores tras las sanciones: el total de Irán de 2,95 millones de TEUs el año pasado es solo el 91% de su año récord en 2011, mientras que la suma de Rusia de 4,55 millones de TEUs es solo el 87% de la cifra alcanzada en 2013.
Antes de que se impusieran sanciones en 2012, el manejo portuario de contenedores de Irán disfrutó de un CAGR estelar en cinco años del 18%, mientras que, en los cinco años anteriores a las más acotadas sanciones sobre Rusia a fines de 2014, el CAGR del país euroasiático fue casi tan impresionante al registrar un 9%.
Si ambos países no hubieran sido sancionados y mantuvieran esas tasas de crecimiento anual, ahora serían actores mucho más importantes del mercado de contenedores en el mundo de lo que son hoy. Según los cálculos de Drewry, en ese escenario teórico, la movilización de contenedores en los puertos de Irán el año pasado habría sido tres veces mayor de lo que realmente fue, mientras que el de Rusia se habría multiplicado por 1,6, lo que en conjunto habría agregado 8,7 millones de TEUs adicionales al total mundial.
Para Drewry las restricciones comerciales anteriores han significado que ni Rusia ni Irán han estado a la altura de su facturación en el mercado de contenedores. Mayores sanciones comerciales, solo aumentarían la probabilidad de que el potencial de crecimiento no aprovechado del mercado de contenedores se desperdicie.
Fuente: mundomaritimo.cl 


Enviar la Noticia a un Amigo

Recomendar a un Amigo




Newsletter